Categorías del blog

Últimos Comentarios

Artículos Populares

Artículos Recientes

Post Etiqueta

Blog Archivo

¡Dormir bien no es un sueño, aquí te contamos los 10 secretos para conseguirlo!

¡Dormir bien no es un sueño, aquí te contamos los 10 secretos para conseguirlo!

¡Dormir bien no es un sueño, aquí te contamos los 10 consejos para conseguirlo!

El sueño constituye una de las actividades más practicadas por el hombre. Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, pero, ¿como podemos conseguir dormir bien?

1. Respeta tu sueño usando horarios regulares y una rutina de descanso, ¡incluso durante el fin de semana!

¿Te cuesta dormir durante la noche? Quizás, simplemente, se te pasa la hora a la que tienes que dormirte. Para dormir bien, es muy importante estar pendiente del reloj biológico. El sueño se organiza en ciclos de alrededor treinta minutos, si pierdes el "tren", ¡tendrás que esperar al siguiente! 

¿La solución para dormir bien?. Acostarse y levantarse a la misma hora lo más regularmente posible. 

DormIdea:  aunque no te duermas al momento de acostarte, tener la costumbre de acostarse a la misma hora en donde leas, escuches música o hables con tu pareja, será ideal para el sueño.  

2. Realiza deporte a diario, ¡pero no antes de dormirte!

El ejercicio es ideal para la salud, pero es mucho mejor si vamos al gimnasio o a la natación durante la mañana, al medio día o por la tarde después del trabajo antes que la noche antes de dormirse porque los músculos estarán aún en tensión.

DormIdea: al menos 30 minutos de deporte al día mejora el sueño, pero además mejora la capacidad física y mental durante el día. ¡Venga, a hacer deporte!

3. Tomar un baño caliente antes de dormir.

Bañarse aporta virtudes relajantes pero sin calor excesivo, ya que puede retrasar la hora de sueño. Cuando el organismo se programa para dormirse, disminuye su temperatura interna. Bañarse o ducharse con agua tibia o máximo 37ºC, ayuda a apaciguar y favorecer la hora de entrar en sueño.

DormIdea: el ciclo de la temperatura del cuerpo es el reflejo del reloj interno que  solicita el sueño. Se observa que ese ciclo está desajustado en las personas que padecen insomnio, a quienes se les aconseja controlar la temperatura para "encontrar" el sueño.

4. Evita tomar algunas bebidas ¡un té mejor que un café!

Está comprobado, el café alarga el tiempo que tardamos en dormirnos y reduce una hora el tiempo de descanso. El efecto de la cafeína en el celebro se triplica: actúa sobre los receptores y estimula la producción de dos sustancias que te mantienen despierto (la adrenalina y la dopamina).

Se aconseja no tomar cafeína durante las 6 horas antes de acostarse. 

DormIdea: si bebes algo caliente antes de dormirte, elige una infusión de plantas (tilo, valeriana, azahar, flor del naranjo, camomila...) contienen los ingredientes necesarios para un sueño rápido, prolongado y reparador. ¡Y si te duele la gargante, añade un poco de miel!

5. Cena ligero para dormir profundamente, ¡hay que controlar lo que comemos por la noche!

Una cena pesada, grasa o picante, obliga a trabajar al organismo, que debe liberar energía para facilitar la digestión siendo poco propicio para conseguir dormirse. Privilegia las sopas, verduras cocidas, crudas o pescado, mucho más fácil de digerir.

Cena lo más pronto posible (lo mejor, dos o tres horas antes de dormirte) para no hacer la digestión acostado. 

DormIdea: cuidado, hay que cenar al tiempo justo antes de irse a dormir, ni muy tarde ni muy pronto,  ya que si se cena pronto, te entrará hambre mientras duermes.

6. La habitación, un sitio para dormir en la oscuridad y silencio ¡cuidado con las pantallas!

Algunas actividades no te dejan dormir como deberías. Evita ver la televisión, la tablet, los juegos de vídeo y el teléfono en la cama. Estos aparatos no ayudan a encontrar el sueño. Hay que dejarlos una hora antes de acostarse para tener un ambiente tranquilo y relajante.

Para dormir mejor, se recomienda tener la habitación en la mayor oscuridad posible (o dormir con un antifaz). El simple parpadeo de un LED eléctrico puede trastornar el ritmo de sueño. El silencio es igual de importante para garantizar un descanso reparador.

DormIdea: apaga la tablet, ordenador y smartphone, ¡elige mejor un buen libro!


7. Para dormir hay que olvidar los problemas ¡deja el estrés fuera de la habitación!

¿Incluso estando muy cansado no consigues dormir? Cuando estamos muy preocupados, nuestra atención se enfoca directamente en nuestra inquietud, por lo que es dificil conseguir un buen descanso. Para dormir bien y descansar como es debido, tienes que liberar la mente de todos los pensamientos que la mantienen activa.

Impuestos, trabajo, problemas familiares, disputas conyugales..¡Fuera de la habitación!

DormIdea: ¿tiene dificultad a liberar su mente por las noches? utiliza la técnica del mantra o autosugestión para descansar bien. Tranquiliza tu mente repitiendo una palabra o frase que te tranquiliza.
Por ejemplo: "estoy bien", "estoy tranquilo" o "estoy relajado", preparado/a para pasar una buena noche.

8. Una habitación con temperatura adecuada al igual que un pijama confortable.

La temperatura de la habitación es muy importante para ayudar a dormirte. Nos cuesta regular la temperatura corporal mientras dormimos, por lo que, una habitación muy caliente o muy fría no deja descansar. Lo ideal es mantener una temperatura de 18º-20º todo el año para asegurar un buen descanso mejorando la calidad del sueño.

Es tan importante elegir un pijama como la temperatura de la habitación, que sea cómodo y te sientas muy a gusto.

DormIdea: ¡duerme con los pies calientes! Científicos han demostrado que mantener calientes las extremidades favorece la vasodilatación de los vasos sanguíneos, es decir, incrementa su diámetro interno, lo que favorece al descanso. ¡La vuelta de los calcetines a la cama!


9. Evita beber mucho antes de dormirte y ve al baño antes de acostarte.

No se trata de deshidratarse, sino de beber mucha menos agua unas horas antes de acostarse.

Además, es muy importante orinar antes de dormirse, esto parece evidente pero no todos el mundo lo hace. De hecho, la vejiga se llena, se contracta y no nos dejará descansar durante la noche.

DormIdea: atención, no se trata de ir al baño antes de acostarse, sino un rato antes de dormirse. Si vas al baño y en la cama te quedas viendo la televisión o lees un libro, no valdrá, tendrás que volver ir al baño pero antes de dormirte, no de acostarte.


10. Tu cama, un amigo que te quiere mucho ¡un buen colchón para un descanso top!

Obviamente, para dormir bien, es muy importante elegir un buen colchón. Si te mueves y giras mucho mientras duermes, quizás no eres tú el problema sino sobre lo que estás durmiendo. Un colchón incómodo puede ser la fuente de vuestras noches sin descanso.

El rol de un colchón adaptado es mantener la columna vertebral y permitir la relajación de los músculos de la espalda. Es por esto, que un colchón inconfortable provoca puntos de compresión y provoca más movimientos durante la noche. Cambiamos de posición unas cincuenta veces durante la noche con despertares de periodos breves.
Sea firme o no, lo importante es encontrar un colchón de calidad que asegure una cierta comodidad.

Ya sea porque ha perdido su adaptabilidad o porque es muy pequeño, es muy importante reconocer los signos que muestras que ha llegado el momento de cambiar de colchón. Los especialistas recomiendan cambiarlo cada cinco años.
Además, el uso diario le hace perder sus cualidades y nuestro cuerpo asume las consecuencias.

DormIdea: la elección de un somier puede parecer algo secundario en el momento de elección de un colchón, pero no es algo que hay que obviar. Obviamente, pensamos primero que la elección del colchón hace la diferencia. Un excelente colchón sobre un somier inadaptado o muy viejo, no proporcionará la misma calidad de sueño esperado.

Dejar respuesta

Todos los campos son requeridos

Nombre:
E-mai: (Sin publicar)
Comentario: